Accesorios para Yoga

En un principio, la práctica de Yoga no requiere de ningún material en especial además de la esterilla. A menudo vemos en clase de Yoga algunos materiales como cinturones o bloques. Entonces, ¿Para qué sirven estos materiales? ¿Es necesario comprarlos para llevar a clase de Yoga o solo recomendables? Hoy vamos a ver algunos de los materiales más utilizados en Yoga y para qué sirven.

Accesorios para hacer Yoga

La esterilla, el cinturón o el bloque son algunos de los instrumentos o accesorios que se pueden utilizar en una clase de Yoga. ¿Alguna vez los has utilizado? ¿Sabes para qué sirven?

Esterilla

La esterilla o mat es el material más imprescindible para todo yogui. Existen diferentes tipos de esterillas y cada uno finalmente elige la más adecuada para cada caso. Entre las cualidades que una buena esterilla de Yoga debe tener, se encuentra la amortiguación y el que ésta sea antideslizante, para asegurar adherencia en las diferentes posturas.

Ver esterillas

Cinturón

El cinturón de Yoga o Yoga belt es una cinta no elástica que sirve para ajustar algunas asanas, intensificar otras y adaptar las posturas. Esta herramienta es muy recomendable y no debería de faltar al lado de tu esterilla en la clase de Yoga. Muchos instructores utilizan cinturones en sus clases para las ayudas, asistencias o ajustes de las posturas.

Bloque

También conocido como «ladrillo» o Yoga block, los bloques de foam son útiles en ajustes y asistencias de las posturas, así como un buen soporte para la meditación, ya que sentarse sobre uno de estos bloques eleva los isquiones del nivel del suelo y favorece una postura más recta de la columna a la hora de meditar o trabajar los chakras.

Cojín

Dentro de los accesorios para hacer Yoga, el cojín funciona parecido al bloque, pero siendo un soporte más blando. Los cojines de Yoga se utilizan para asegurar la comodidad en largas meditaciones o prácticas que requieran mucho tiempo en posición de sedestación. El cojín se puede suplir con una manta doblada.

Manta

La manta se utiliza en Yoga para mantener el cuerpo caliente trás la práctica, durante la sesión de relajación o meditación. Gracias a la manta no nos quedaremos fríos después de la práctica física de las posturas, a la hora de realizar largas relajaciones o meditaciones después de la clase. Además de ello, la manta también puede funcionar como un instrumento para asistencia o ajuste de asanas, así como para sentarse sobre la manta doblada a meditar, sustituyendo al cojín o al bloque.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies. Ver más información acerca de las cookies aquí.   
Privacidad